El tiempo rueda

top-viewCuando leemos la poesía de Javier Tinajero nos hacemos más conscientes de nuestras cuerpos, sentimos su vulnerabilidad”.

—Octavio Quintanilla, If I Go Missing.


Los poemas de Javier Tinajero son brillantes bytes literarios captados desde la red giratoria de la memoria y la conciencia. Una colección de profundas gemas hechas con un estilo de lenguaje elegante y lúdico, que incorporan la comprensión de nuestras sensibilidades poéticas modernas. No conozco ningún otro poeta contemporáneo que escriba con la fuerza de esa visión y con el poder sutil de la lírica como Javier”.

—Fernando Esteban Flores, autor de Red Accordion Blues.  


Un poemario con mucha luz donde aparecen como animales instintivos el hombre, el niño y el héroe mítico, envueltos en una musicalidad de anáforas, retruécanos y repeticiones que actúan como mantras, recordándole al lector la impermanencia de un presente que en este libro es anacrónico —aún cuando se muestran una cámara fotográfica, butacas vip o un valet parking—. Tinajero logra que el lector vea dentro de sí y se detenga a observar el paisaje que lo rodea, donde sueño, vida y muerte confluyen en armonía”.

—Erika Said, autora de iPoems.


Los poemas de Javier Tinajero son el florecimiento del tiempo, espacios desdoblados que inhalan presente y exhalan permanencia. El tiempo rueda es el regreso sincrónico a la verdad que el poeta zurce con la aguja de su espejo; es la elipsis que nos salva del ruido.”

—Rossy Evelin Lima, autora de Waterpath


En la poesía de Javier Tinajero, el tiempo no vuela, ni corre, ni se detiene, sólo rueda, en espiral, para ahondar en la existencia… Ha sido despojado de todos sus ropajes, de todos sus disfraces, de todo aquello que lo suplanta y lo usurpa, el tiempo es sólo la vida, sólo la muerte…”

—Guadalupe Valencia, autora de Entre cronos y kairós. Las formas del tiempo histórico.

Una palabra corre a través de este libro: es tiempo, es casa y es fuego, es río y también roca; es posibilidad de habitar y de ser consumido; es oportunidad única de fluir y remojarse en sus aguas; es viaje, expedición y también aventura; es riesgo de ir, de rodar y de jamás volver.

El tiempo rueda es una colección de poemas escritos entre los años 2014 y 2016. Su autor, el poeta mexicano Javier Tinajero, parte de la idea del tiempo como tránsito, como piel y como trama.

Hay una semántica temporal, una gramática dedicada a desestructurar el tiempo como es concebido. Todo el tiempo, vivido o vívido, sustrae una diferencia poética, acentúa la necesidad de encontrarse en el tiempo, de “estar” en el momento exacto del presente. Tiempo vital, tiempo fáctico, como el de una tarde que pasa y se desprende sigilosamente para acontecer como noche. En apariencia algo ordinario —pues el sol sale todos los días— pero para la contemplación del poeta es la manifestación de la belleza como algo extraordinario.

Para Tinajero el tiempo transpira, deja una marca en su propia arquitectura: el devenir de todas las cosas. ¿Pero qué es el tiempo?, ¿de qué está hecho?, ¿el tiempo se acaba?, ¿se pierde?, ¿se puede encontrar?, ¿acaso tenemos oportunidad de asirnos de él? Son los cuestionamientos que surgen en la mente del escritor y se vierten directamente en sus versos, se saturan de horas, de minutos y de recuerdos que intentan remendar la memoria, a la vez que la recrean, juegan entre las estaciones de la vida, se expanden junto con el universo, ruedan desde el presente hacia el pasado, brincan hacia el futuro, pero siempre vuelven: es un tiempo circular, un tiempo sin principio. El poeta se da cuenta de esto, de que el tiempo corre por sus venas.


Reseñas


Presentación en la Librería Wiser Books and Coffee

6 de junio de 2016