Sólo se escriben libros para, más allá del propio aliento, comunicarse con otros seres humanos, y así defenderse de la otra cara implacable de la vida: la fugacidad y el olvido”.

Stefan Zweig, Sueños olvidados y otros relatos.

Escribe un comentario