Las mismas leyes de la física que rigen el universo pueden verse reflejadas en la escritura. Las palabras son grávidas y pesan más cuando están unidas al sentido, cuando son claras y están ceñidas a la congruencia de los actos.

Escribe un comentario