Algo

Fotografía de Rosario Puglisi.


Basta algo para que el universo sea algo
comenzar en algo, ser algo.

Si antes no habían palabras
entonces tampoco había silencio.

Si antes no había antes
entonces no había entonces.

Pero debió haber algo
para que ése algo fuera nombrado
y alumbrado en la oscuridad del espacio
o en el vacío blanco de una página:

Algo explosión, algo inasible
algo tan grande que no cabe en una palabra:

algo principio, algo energía
algo nacido de algo se expande inconmensurable en el tiempo
algo en el tiempo creando espacio

para ser habitado
por algo.

¿Pero y si todo empezara al revés?
Porque todo comienzo de algo
en realidad es el final de algo.

De la nada a algo
de algo al silencio
del silencio a la palabra:

algo.

—Javier Tinajero R. @nuberrante

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: