Acritud

De algún tiempo a esta parte, las cosas tienen para ti el sabor acre de lo que muere y de lo que comienza.
—José Emilio Pacheco

Hay quien no ve formas en las nubes
pero sí espinas en las rosas

hay quien prefiere hablar de lo marchito
del tiempo que marca los años en su cara

hay quien ve la vida desde ese lado oscuro
pero destila un poco de luz con palabras escritas desde la sombra

hay quien renace en el dolor de un instante
y lo hunde en su pecho cuando entiende el «ahora»

hay quien bosqueja en un incendio la Historia
su propio nombre en el umbral del fuego

hay quien ve en esas cenizas su verdadera carne
materia que en algún momento fue deseo

hay quien se encuentra en un olor olvidado
y se detiene a memorizar el aire de sus pasos

hay quien va por ahí trazando señales luminosas en el camino
para no perder el rastro que ya ha sido roído por su pasado

hay quien escribe con acritud estas cosas
para dejarse un recordatorio adentro
una cicatriz que pueda acariciar en la noche
un “por si acaso”…

hay quien hace todo esto a sabiendas del fracaso
pero con la certeza de que habrá a quien le sirva
este
        h
           i
             l
           o
        d
          e
             s
               a
             n
          g
             r
               e
                 para volver a casa.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: