Azar

Foto: Pep Carrio, Cuaderno de verano 2018. 


Lanzo un par de piedras
como si fueran dados

                                           y sumo las causas
                                           de los caminos
                                           que he cerrado

Lanzo un par de palabras
como si fueran piedras

                                           y las escucho hundirse
                                           en ese extraño lenguaje
                                           nutrido por el sueño

Lanzo un par de deseos
como si fueran semillas

                                           y las siento crecer en mi pecho
                                           como las verdes sombras
                                           de mis obsesiones

Lanzo un par de cuerdas
como si fueran aullidos

                                           tal vez vuelvan a volar pájaros
                                           en vez de balas

                                           No existe la suerte
                                           me enseñó mi padre

sólo existe el infinito
de las causas y sus efectos

                                           los otros nombres del tiempo
                                           y el misterio de las cosas que no se saben

pero yo aún así sigo tirando estas piedras
como si fueran dados.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

2 Comments

  1. cada día más, tus palabras certeras alcanzan a dar en el blanco que cada uno tenemos reservado en un espacio recóndito de nuestra propia existencia.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: