Oleaje

Foto: Harald Sohlberg, Sea Spray, 1908


 

La memoria es un extraño extravío:
se olvida a prisa lo que en algún momento de nuestra vida
pensamos que nunca olvidaríamos.
Los motivos nos fallan, caminos inciertos nos delatan.
Luego tropezamos con un olor magnético
y el recuerdo se transfigura con furia en el aire
y con una sola ráfaga de viento fértil
toda una época nos florea los ojos.

Y ahí estás de nuevo suspendido en el instante
de tus diecisiete años, de tu cabello azul recién lavado
y yo viendo mi recuerdo, y lloviendo el corazón
abierto y sin miedo / despierto nuberrante
como si la marea del tiempo no te hubiera esbozado
como si el oleaje del olvido no me hubiera borrado.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

3 Comments

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: