Manos vacías

La poesía es hallazgo
del presente
para el presente

es este instante
pero de otro tiempo
el tuyo, el mío

es ese lenguaje
casi olvidado
de todas las cosas

el aliento secreto
de las palabras

y escribir es otra forma
de tropezarse con ella

de respirarla impoluta
entre un doble silencio:

el horror y la belleza
de la vida

no puedo decir vida
sin pensar en la muerte

no puedo decir poesía
sin traicionar su anonimato

¿pero cómo sostenerla
con sinónimos tan vagos?

Por eso salgo a buscarla
y de camino me pierdo
en la sombra abrupta
de una solitaria calle

o entro al metro
y me deja absorto
el trajín del anden
y su deseo de gente

pero es ella, la poesía
la única que no tiene prisa
y sale solita a mi paso

hace una seña
y me mira con su tacto
oscuro de asombro

y yo corro hacia ella
e intento atraparla al vuelo
pero es ágil y se esconde
de nuevo en mi pecho

y cuando me doy por vencido
y entiendo que la poesía
es vivir con las manos vacías

ahí se aparece fulgurante
en los ojos de uno niño
que me ofrece un dulce
con el puño cerrado.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

1 Comment

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: