Extraño consejo

Fotografía: A Walk at Dusk, Caspar David Friedrich.

Un extraño me dio este consejo:
«regresa a la simpleza de las cosas»
Y pensé, no de inmediato
—debo aclarar—, que no puedo.

Hay una resistencia en mí
algo como yo que pierde
los ojos en los paisajes
que se extravía fácil
en la luz y algo más
que bellas formas.

Porque no es lo mismo
volver a la simpleza de las cosas
que volver las cosas simples
ni regresar esas cosas
para poder habitar lo simple
y vivir en cualquier lugar
sin esperar nada a cambio
sin desear algo extraordinario.

(¿Habrá quien pueda dejar de buscar
el silencio del primer asombro
la tranquilidad de una caminata
un secreto entre las páginas
de un libro?)

Porque para regresar
primero hay que irse
partir hacia el final de todo
al borde de uno mismo
ahí donde los ríos se hacen mares
ahí donde ya no existe tu nombre
al riesgo, claro, de olvidarse
y convertirse en un extraño.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: