Revelación

Fotos: Ficus elastica, Henri Coudoux.


El cuarto está vacío
y la ventana abierta.

Charles Simic

Deambular                        por ahí
como vendaval
de un presentimiento      inasible
inaudito

mientras la distancia muda
a ese otro mar que nos separa:

la noche

y mis ideas merodean contigo
como moscas en la fruta
de oscuridad inmadura:

no te mientas en silencio

porque el dolor de la razón
es un envés del ruido nocturno
tan terrible y monótono
que obliga a usar tapones

(«pensamientos sin pensador»
—me repito)

insomnio de dudas sin palabras
de sábanas de marea sorda

y este desaliento pluvial
este hazmerreír indigesto
es la madrugada que delata

el sueño de otro tiempo

entonces algo golpea la ventana
es el árbol que me revela en un crujido
mi verdadero nombre.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: