La promesa

Foto de Anett Holmvik.


Una casa es espejo del mundo, la promesa de un día sin distancia. En los ojos se guarda el tiempo, pero en la luz solo cabe un instante. El invierno es el parto de la primavera, un futuro de hojas de olivo creciendo en tu dedo. Muda el silencio y escribe esa carta, rompe el miedo y estrella tu risa en mi pecho. Si escuchas un río incierto, corre como en un sueño. O mejor canta esa selva desnuda al alba, y el sol bailará en tu vientre. Pero antes vive el frío para entender el frío, habitar una casa es compartir el fuego. La vida sabe dónde están las llaves, por favor ponle agua a mis palabras. Ahora enrosca tu nombre y abre la puerta, no olvides traer contigo al aire.

Javier Tinajero R.
Para reconocerse tuvo que andar a favor de los vientos.

Escribe un comentario

A %d blogueros les gusta esto: