Javier Tinajero.

Mi nombre es Javier Tinajero R.  Mis amistades y mi familia me dicen Jaibo, pero no por el personaje de Buñuel, aclaro. Nací en la Ciudad de México dos días antes de que llegara la primavera de 19XX, según mi madre fue un viernes al mediodía y hacía frío.

Comencé a escribir a los diecisiete años de edad cuando un amigo me regaló “Altazorde Vicente Huidobro, esa lectura fue iniciática. Estudié Artes Visuales, Filosofía, Literatura y Escritura Creativa, pero antes de todo eso tenía sueños extraños y quise ser futbolista.

Inventé el seudónimo de @nuberrante cuando leí “Nubes locas”, un libro de narraciones sobre monjes errantes y rebeldes del Budismo Zen. En aquel tiempo tenía veinte años y estaba loco, sin rumbo fijo, como nube al viento.

Me considero un necio autodidacta que todavía sigue pensando que la mejor educación es la que uno puede darse a sí mismo a través de la curiosidad.

Desde niño me ha sucedido que por un tiempo indeterminado me obsesiono de forma intensa con algún tema hasta agotarlo. En estos últimos tres años me ha pasado con el horneado de pan, la masa madre, el Wabi Sabi, el Wu Wei, el cine de Paul Thomas Anderson, los meteoritos, la práctica del yoga, los vinos australianos y las novelas policiacas.

Soy de los que aún disfrutan las idas al cine, las caminatas sin rumbo, los viajes improvisados, los libros en papel, el silencio de las bibliotecas y los encerrones en casa.

Encontré mi vocación de escritor cuando descubrí que la lectura y la escritura son otras formas de autoconocimiento.

En 2018 diseñé para la UNAM un taller teórico-práctico de escritura que toma a la poesía como una vía para el desbloqueo creativo. El taller lo titulé “Pájaro del instante” y desde entonces lo he compartido con más de 50 escritoras y escritores de México y todo el mundo.

En este momento de mi carrera estoy escribiendo una novela negra y buscando editorial para publicar mi más reciente libro de poemas “Defectos nutritivos”.

Aunque uno nunca termina de (des)conocerse a sí mismo, puedo decir que soy de todo aquello que he buscado, de cuantas veces me he perdido y de quien me ha encontrado.

Si quieres saber más sobre mí puedes seguirme en mis redes sociales. Tengo una cuenta de Twitter (o un “inventario de una identidad fragmentada”) en donde escribo de forma habitual cosas que pasan por mi mente. Y uso Instagram (o lo que llamo un “imaginario poético”) para compartir mis lecturas y de vez en cuando uno que otro recuerdo.


Escríbeme